Sentado viendo futbol

Verlo sentado en su sillon frente al televisor viendo futbol, me dolió. Esa furia que esté ahí tranquilo… quizás felíz. Protegido y sin miedo. Sabe que se salió con la suya y que todo sigue igual para él; tranquilo, sentado viendo futbol.

Ojalá pudiera yo pinchar esa burbuja, ojalá pudiera alguien más. Ojalá alguien no le crea

Anuncios

El momento en el que te empieza a chupar un huevo

Me importaba que pensaran de mi, pensaba que no.. pero sí, me importaba. Quizás no me daba cuenta, pero hoy reflexionando y sintiendo que ahora mismo no me importa nada, me di cuenta que antes era diferente.

Me critican, me juzgan, me miran de arriba a abajo… si soy o no soy yo u otro. Es así, así nos programaron parece… pero así no quiero ser.

Ya trate de ser quien creía que no iba a ser criticado y, adivinen que… igual se rieron de mi, igual opinaron, igual me señalaron. Entonces, para que perder tiempo “tratando de ser mejor”, tratando de ser alguien que no soy solo porque, tal vez así, me acepten. Al final, siempre vas a estar mal… siempre.

Ahórrate la molestia de cambiar tus actitudes, tus gustos, tus costumbres, TUS VALORES. No sirve, no tiene sentido. Se quien sos, que te critiquen mucho y que seas muy feliz.

Temblabas

Estabas atras, al fondo. Entre tantos riendo, saltando y asomandose por las ventanas me costaba verte.

Temblabas. Mirabas para abajo, te costaba respirar evitando que escape ese llanto.

Te abrace, sentí como temblabas y, convenciendome de que era emoción y felicidad, lloraste conmigo.

Que nadie despierte al niño

La calle es dura, la realidad duele. Preguntarse por qué todo es tan injusto, nos oscurece… pero a vos no.

Sos como un niño. Un niño que juega y que ríe. No te da miedo nada, no te preocupas. Vivís en ese sueño de felicidad del que yo ya desperté hace mucho tiempo;perdí mi niño interior, el que dicen que todos llevamos dentro. Me cuesta encontrarlo pero, en tus juegos, risas y simplezas, me vuelvo a sentir así.

Que nadie te despierte, seguí jugando, seguí soñando felicidad. Porque ese niño es tu esencia y esa risa….

¿Cómo volver a hacerme luz?

Pasan los días y sigo con esta carga pesada tratando de avanzar, de seguir. Pesa mucho. No recuerdo como se siente la libertad, estoy atada. Creí que este salto a la verdad, por más oscura que sea, me iba a despertar. Pero no, acá estoy cayendo en el abismo de un profundo pozo y mientras caigo pienso: ¿Cómo voy a salir? Estoy tan sola, ya no tengo voz para gritar y nadie me ve. Parece que ya no tengo nada, pero todavía siento que hay tanto por perder; y entonces el pozo sigue y no llego al fondo, siempre hay más. Estoy tan vacía, ya no siento nada, ya no me duele, soy roca, soy nada.

 

Tormenta de desilusiones

Mientras me preocupaba por pequeñas cosas, mientras creía  que “me sentia mal”, atrás mio había desastre de verdad. Caminé creyendo que el sol me seguía, confie… no necesité  mirar.

“Las cosas malas que te pasan, te pasan porque las podes superar” tal vez pueda, ojalá. Pero, caminé tanto. Caminé tanto sin mirar, caminé ciega, caminé  dormida y que feo se siente ahora despertar y ver todo el desastre que esa tormenta dejó.

No sé si puedo volver al jardín  para arreglar lo que la tormenta destruyó, quizá no exista forma. O mejor construir un jardín nuevo, plantar nuevas flores y cuidarlas. Cuidarlas realmente esta vez